Ruta al cielo, ruta a la prosperidad

cctv.com 09-03-2009 17:03

La intensificación en construcción de infraestructuras es parte vital de la estrategia de desarrollo del oeste de China. La vía férrea Qinghai-Tibet es un símbolo de tales esfuerzos. Después de tres años de operaciones, esta ruta le ha inyectado gran vitalidad a la economía tibetana. En el siguiente informe, haremos una visita a la "ruta al cielo", que para muchos se ha convertido en la "ruta a la prosperidad".

El tren acelera su paso sobre la vía férrea más alta del mundo, con destino a Lhasa.

Este es el primer ferrocarril que conecta el Tíbet con el resto del mundo. Tres años después de iniciar operaciones, el rol que juega en el desarrollo económico de la región, va en aumento. Y el turismo se encuentra entre los primeros sectores beneficiados.

El escenario único que ofrecen las mesetas entre Qinghai y Tíbet es admirable a lo largo de la ruta. Para muchos visitantes, ir a Lhasa en tren se ha convertido en todo un pasaje interesante de sus viajes al Tíbet.

Tan Zhiqiang y Zhang Minlin están en Lhasa por primera vez. Han quedado impresionados por el esplendor de los paisajes y lo único que han lamentado es no poder detener el tren para tomar más fotos.

Un tránsito conveniente es la garantía básica para el desarrollo del turismo. Y en ese sentido, la ruta férrea Qinghai-Tíbet ha acabado con el problema del embotellamiento.

A tres años de su puesta en marcha, esta línea de ferrocarril ha transportado más de 8 millones 300 mil pasajeros. Con los viajeros, llegan al Tíbet más ingresos para el sector turístico, lo que se traduce en más empleo y desarrollo en el sector gastronómico y hotelero por citar algunos.

El flujo de carga que garantiza el ferrocarril ha generado también un cambio en aspectos fundamentales de la economía tibetana.

Ni Ma es jefe de la aldea Sema, ubicada muy cerca de la línea férrea. Ni Ma estableció una compañía logística poco después que el tren Qinghai-Tíbet inciara sus operaciones.

La empresa de Ni Ma cuenta ahora con más de 60 empleados, todos de su aldea. El promedio de salario mensual de cada trabajador bordea los 1200 yuanes.

Y en la actualidad, el ferrocarril se ha convertido en el principal modo de transporte de carga entre el Tíbet y las zonas aledañas.

Gracias al ferrocarril, los costes de trasporte se ven reducidos en más del 60%. Este ahorro hace más competitivos los productos tibetanos, genera más beneficios para las empresas locales y primordialmente, abarata el costo de los productos de necesidad básica.

La vía férrea se ha convertido por tanto en una arteria vital para la economía del Tíbet. Con una tasa de crecimiento del PIB de más del 12% durante los dos últimos años, la economía del Tíbet camina ahora por el sendero correcto.

Basado en esta exitosa experiencia, el gobierno chino aprobó dos nuevos proyectos para ampliar el ferrocarril Qinghai-Tíbet desde Lhasa hasta Xigeze y Nyingchi. Los mismos estarán listos en 2020.

Editor:Feng Qian  Origen:CCTV.com


1